Todo está construido… hasta cierto punto (I)

Una práctica de meditación es la que desde el Zen se denomina shikantaza o conciencia sin elección. Shikantaza es simplemente sentarse. Nada más. Y nada menos. Porque se trata de simplemente sentarse pero sentarse con una conciencia despierta, percibiendo todo aquello que quiera aparecer, reflejando, como dice alguna definición, la realidad de la vida.

Ancient Master by Premasagar Rose on Flickr

Ancient Master by Premasagar Rose on Flickr

En estas prácticas en las que la premisa fundamental es observar a tu alrededor aplicando la consciencia a todos los objetos, es probable que aparezca la percepción directa y sentida de las características más básicas de la realidad o “laksanas”.

Lee el resto de esta entrada

Curso Intensivo de Meditación en Madrid – julio 2015

Hoy quiero invitaros a conocer el curso intensivo de meditación de Elea.

Se va a llevar a cabo en las Tablas, al norte de Madrid, durante una semana, del 13 al 17 de julio.

El curso lo dirige Santiago Segovia y gracias a sus prácticas y sus guías he aprendido todo lo que sé. Si tenéis tiempo y queréis iniciaros en la meditación, o si queréis profundizar, ¡os lo recomiendo!

Podéis encontrar más información aquí

Abrazos

Atención y Mindfulness por Allan Wallace (II)

En mi anterior entrada compartía los comentarios que hacía Allan Wallace sobre la meditación mindfulness y la atención. Hoy continúo con los apuntes de este gran experto y divulgador de budismo y mindfulness. Y para aquellos que quieran conocer algo más sobre su figura, en este enlace podéis encontrar algunos datos más sobre su sorprendente biografía.

Lee el resto de esta entrada

Atención y Mindfulness por Allan Wallace (I)

Hace poco tuve la oportunidad de asistir a una conferencia de Allan Wallace en la universidad Complutense de Madrid en la que el traductor y presidente del Thanyapura Mind Centre, expuso su punto de vista sobre los procesos atencionales en la práctica de la meditación.

A continuación quiero compartir con vosotros algunos de los apuntes que tomé durante dicha conferencia.

Lee el resto de esta entrada

¿Meditar por voluntad o por apetencia?

En mi anterior entrada hablaba de la cultura de la motivación frente a la cultura de la voluntad. Básicamente, la herramienta que se usa hoy día para lograr que hagamos cosas es el deseo: en el terreno del comercio nos generan deseos que queremos satisfacer comprando unos productos o servicios. En el terreno educativo / empresarial se intenta buscar lo que al alumno/empleado le gusta para que sea más productivo. Incluso en el terreno político se utilizan las emociones, con el miedo como reclamo: “si no votas a este vendrá el otro a hacer el mal/deshacer el bien

qui audet adipiscitur by Xenja Santarelli.jpg
La voluntad, es decir, el hacer las cosas por un deber (auto)impuesto ha desaparecido prácticamente del día a día.

No obstante, esto no significa que la vuelta a la voluntad sea la panacea. En el pasado, es cierto que se aplicaba más la voluntad para realizar las cosas, y había una pátina general de “responsabilidad” que parece que hoy no importa demasiado, pero eso no significa que hayamos empeorado. Desde mi punto de vista es un simple cambio de péndulo, que volverá a cambiar.

Lee el resto de esta entrada

Motivación y Voluntad

En este artículo de El Confidencial, José Antonio Marina hablaba de la diferencia entre motivación y voluntad. Decía Marina que hemos pasado de una sociedad en la que se valora lo que se realiza por la fuerza de voluntad a otra en la que el motor fundamental es la motivación.

Desde mi punto de vista, la motivación estaría relacionada con el mundo emocional, con el querer, mientras que la voluntad tendría que ver con el mundo racional, con el deber.

hearts by Barbtrek on Flickr

Actualmente, como denuncia Marina, todo se mide por la motivación. Doy fe, ya que en mi experiencia dentro del mundo de los Recursos Humanos es difícil (por no decir imposible) encontrar literatura relacionada con el deber o la fuerza de voluntad. Todos los discursos, técnicas y modelos están centrados en la motivación. Parece que se ha generalizado una dicotomía entre el ángel de la motivación y el demonio del deber, como si la cultura del esfuerzo estuviera relacionada con el látigo y por tanto debiera desaparecer.

Lee el resto de esta entrada

La meditación en la era pretecnológica

¿Creéis que hoy es más complicado meditar que en la antigüedad?

Puede que sea impresión mía pero por el tono de muchas lecturas sobre mindfulness, artículos en compartidos en linkedin o twitter, da la impresión de que la tecnología es un obstáculo añadido a la meditación.

En muchos sitios leo que nuestra atención hoy está mucho más dispersa, reclamada por diferentes aparatos, y que tenemos un ritmo estresante que nos lleva a no poder desconectar.

Creo que esto es cierto, y sin embargo, no creo que en el siglo XII se meditara mejor.

Lee el resto de esta entrada

Pensar sin pensar

 

El otro día me decía un amigo interesado en la meditación, que encontraba bastante difícil eso de sentarse y dejar la mente en blanco. Decía que era una persona muy inquieta y nerviosa y que no sabía cómo iba a poder aguantar una clase de meditación simplemente prestando atención a la respiración.

image

Pamla eisenberg on flickr

Esta pregunta es bastante recurrente con la gente que se inicia en la meditación y hay muchas formas de responder. A mi me gusta recordar que la meditación tiene que ver más con ejercitar la atención que con mantener la mente en blanco.

Lee el resto de esta entrada

Dinero y Meditación

Daniel me ha dejado una pregunta que me ha hecho pensar bastante sobre un tema delicado: la relación entre el dinero y la espiritualidad.

Os copio el comentario:

Hola a todos,

Tengo una “duda existencial” desde hace mucho tiempo y no le he encontrado respuesta. Tiene que ver sobre las personas que dan cursos sobre espiritualidad y cobran un dinero, a veces excesivo, y otras se enriquecen con estos cursos. A veces, hablan que este dinero va a alguna fundación de la que es dificil saber si en realidad esto es algo veráz.
Entiendo que el dinero vaya destinado al mantenimiento de un recinto o local, pero no entiendo que la gente gane dinero con ello.

Yo siempre he entendido la espiritualidad como algo completamente aparte del lucro, y nunca me ha inspirado nadie que me cobre por un curso de espiritualidad un dinero. En realidad me han interesado muchos cursos sobre temas espirituales y no he acudido porque no me fío cuando me cobran. No tengo problemas económicos y lo podría pagar, pero no me inspira ninguna confianza.

Alguien opina igual que yo, me gustaría saberlo

saludos

Mientras estaba escribiendo la respuesta, me he dado cuenta de que es más una entrada que una respuesta a un comentario, así que aprovecho este espacio para hablar de este tema.

Lee el resto de esta entrada

La constancia de las aficiones

Nuestro mundo tiene muchas cosas curiosas. Una de ellas, para mí, son los periódicos. O mejor dicho, la extensión de los periódicos. Mis padres compraban periódicos y siempre tenían el mismo número de páginas. Todos los días. Sin embargo, no todos los días ocurría lo mismo. El sentido común nos dice que no siempre puede haber el mismo número de noticias, o noticias igual de importantes.

Estuve dándole vueltas una temporada hasta que al final llegué a la conclusión de que los periódicos eran un tipo de negocio que vive de las noticias, y, por tanto, debía influir o gestionar su difusión para que todos los días hubiera algo que contar. Si un día había muchas noticias está bien porque la labor de los empleados del periódico sería simplemente seleccionar qué contar y con qué nivel de detalle. Pero los días flojos me los imaginaba alargando las pocas noticias “de verdad” y teniendo que publicar otra información menos relevante para cubrir el cupo de páginas.

Lee el resto de esta entrada