Archivos Mensuales: junio 2014

Mindfulness y Masterchef

Me reconozco fan de Masterchef y por eso estoy deseando ver el programa de hoy en el que se rifan un par de plazas para que entren aspirantes ya expulsados. Aunque en general me gustaron más los concursantes de la primera edición, en esta segunda me quedo con el paso de la vegana Celia por las cocinas.

Supongo que alguien como Celia en un programa como Masterchef habrá despertado todo tipo de reacciones por la red. Habrá que la considere cursi o ñoña y quien la convierta en adalid del ecologismo… Independientemente de percepciones y/o juicios, Celia ha puesto sobre la mesa la opción vegetariana

 

Lee el resto de esta entrada

La unión de las instrucciones grandes y pequeñas

En las entradas anteriores he mostrado lo que considero que son las instrucciones más importantes en el viaje de la meditación. Las he dividido entre grandes y pequeñas por mi propia experiencia personal, aunque lo cierto es que no hay tal distinción entre unas y otras.

 

Image courtesy of Simon Howden / FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of Simon Howden / FreeDigitalPhotos.net

Por suerte, esto no es como la física, en la que parece haber dos paradigmas aislados. En la ciencia tenemos las leyes de la física tradicional newtoniana, que nos explica las cosas a gran escala, gracias a las que comprendemos mucho mejor nuestro mundo y el universo en si mismo. Por otro lado están las explicaciones de la física cuántica moderna, que nos ha abierto el mundo de los átomos y la forma en que la materia está construida. Sin embargo, parece que no hay todavía una teoría integradora entre ambas y los científicos tienen que (por decirlo gráficamente) cambiarse de gafas en función de lo que vayan a estudiar.

 

Con la meditación, en las entradas anteriores, hablaba de la observación y la actitud no enjuiciadora para tratar el día a día del cojín, como si fueran las reglas para el nivel “micro”, y del comportamiento correcto y la sabiduría como las normas macro que nos ayudan para integrar la meditación en nuestra vida.

 

Lee el resto de esta entrada

Las grandes instrucciones de oro de la meditación

Sentarse a meditar no es suficiente. Conozco a personas que llevan practicando durante mucho tiempo, durante años incluso, y que observan con frustración cómo los viejos hábitos les siguen generando sufrimiento.

 

Durante las primeras semanas, el practicante que nunca había meditado no suele encontrarse con esto. El hecho de sentarse y observar la respiración produce un alivio inmediato y desconocido hasta entonces. Durante esta etapa dulce, se experimentan muchos cambios con respecto a los viejos patrones. Poco a poco uno va profundizando y se adentra en el terreno de la actitud que mencionaba en la anterior entrada, y quizá se mantengan estos efectos beneficiosos.

Image courtesy of Marcus74id/ FreeDigitalPhotos.net

Image courtesy of Marcus74id/ FreeDigitalPhotos.net

 

Sin embargo, cuando la práctica se ha vuelto rutina y sentarse en meditación ya se ha integrado en nuestra vida diaria, puede que nos descubramos a nosotros mismos enganchados en pensamientos, emociones o actividades que creíamos que desaparecerían con la magia de la meditación. En cierto modo, es como un giro del péndulo: estamos enganchados en rutinas que nos crean sufrimiento, comenzamos a meditar y empezamos a descubrir oasis de serenidad en mitad del caos diario. Después, los oasis se vuelven algo habitual y nos sorprendemos al seguir sintiendo sufrimiento.

 

Se puede decir mucho de este tipo de situaciones, que no dejan de ser un problema entre lo que hay y lo que creemos que debería ser, o entre la percepción dualista de nuestra realidad. En lugar de centrarme en estas cuestiones, quiero escribir hoy sobre un paso más allá de la práctica, que he titulado las grandes reglas de oro.

Lee el resto de esta entrada