Archivos Mensuales: junio 2013

Maravillas de la Mente Natural de Tenzin W. Rinpoche

Entre los libros de meditación hay algunos que están destinados a motivar a la gente, a tocarles la fibra, y hay otros que están pensados para la divulgación y la ampliación del conocimiento. El libro de hoy es de los segundos.

Maravillas de la Mente Natural

Maravillas de la mente natural” (Tenzin Wangyal Rimpoche, ediciones Bodhi), habla pricipalmente de una tradición en concreto, el Dzogchen, que está ligado al budismo tibetano.

 

Es un libro complejo y denso, no apto para los que están buscando una lectura más ligera y motivante de las del primer grupo de libros que comentaba antes. Es denso porque el libro trata de mostrar todos los aspectos de la tradición. Pero la propia naturaleza del Dzogchen también hace complicado el libro.

 

Lee el resto de esta entrada

Para el que tiene un martillo…

A lil bee in my garden

A lil bee in my garden (Photo credit: Wikipedia)

Hay cosas que ocurren en la naturaleza que nos cuesta creer que puedan pasarnos también a nosotros. Por ejemplo, aceptamos que en la naturaleza existan determinadas afinidades. Las abejas buscan polen en las flores y no en las hojas de los robles, o los nidos de los pájaros. Son los gatos los que persiguen ratones, quizá porque les gusta cazar o jugar con ellos. Sin embargo, ese impulso no está en las vacas, que pastan a su aire independientemente de quien se cruce por su camino. Son cosas normales, naturales, incluso nos pueden parecer ejemplos tontos porque aceptamos que la vida funciona así.

 

Pero cuando hablamos de las personas, pensar que pueda haber esas mismas afinidades no nos resulta tan familiar.

 

Lee el resto de esta entrada

Primavera

Hoy, al volver de trabajar, he estado meditando un rato. Estaba cansado y la mente se distraía con facilidad, así que cuando he terminado me he dedicado a hacer tareas en la casa, para mantener la atención.

 

Cuando estaba barriendo, aún entraba sol por las ventanas, y me he dado cuenta de que llevábamos mucho tiempo sin un día primaveral. Mucha gente estaría deseando que llegaran los días de sol y calorcito para poder salir a la calle y tomarse unas cervecas en una terraza. He pensado que con el buen tiempo es muy tentador hacer las tareas de la casa deprisa para terminar cuanto antes y aprovechar el sol en la calle y en ese momento me he acordado de Thich Nhat Hanh, que decía que hay dos formas de lavar los platos, para que estén limpios y lavarlos simplemente por lavarlos.

 

Lo siguiente que hice fue guardar la cazadora en el armario. La colgué en la percha despacio, con delicadeza, como si estuviera arropando a un niño y cerré la puerta del armario lentamente.

 

Al terminar, cuando me he sentado frente al ordenador, he vuelto a tomar el libro “El milagro del Mindfulness”. Es bueno volver de vez en cuando a los inicios.

 

“Cuando limpias la casa” (Thich Nhat Hanh en El milagro de Mindfulness)

Divide las tareas domésticas en etapas: ordenar las cosas y guardar los libros, limpiar el váter y el cuarto de baño, barrer el suelo y sacar el polvo. Dedica una buena cantidad de tiempo a cada tarea. Muévete lentamente, tres veces más lento de lo habitual. Concéntrate en cada tarea. Por ejemplo, mientras guardas un libro en la estantería, obsérvalo, sé consciente del libro que se trata y de estar guardándolo en ella, sabiendo que lo estas dejándo ahí. Se consciente de que tu mano se dirige a él y lo agarra. Evita los movimientos bruscos o violentos. Sigue la respiración, sobre todo cuando tu mente se distraiga.